Este sitio web utiliza cookies. [ Acepto ]

DOLOR DE CABEZA: ¡¡¡¡¡S.O.S. EN NATUROPATIA!!!!! PARTE II

2021-12-14, Sonia Lozano
En naturopatía, decir dolor de cabeza, es lo mismo que decir síntoma de algo más. Rara vez podemos encontrar en el iris una marca de dolor en cabeza sino más bien una serie de marcas que nos terminan relacionando las distintas razones que tiene nuestro cuerpo para generar este tipo de aviso. Ya hemos hablado de los orígenes digestivos o menstruales, pero hay más.
En los dolores de cabeza ya hemos hablado de que, en naturopatía, para que el problema tenga una solución y no el consumo continuado de plantas (medicamentos en el caso alopático) tenemos que buscar la causa. Uno de sus orígenes lo encontramos en la tensión cervical, que muchas veces genera bruxismo. En efecto, rechinar los dientes o apretar mucho la mandíbula (lo cual no siempre es durmiendo) provoca que la garganta, la lengua, las cervicales y pequeños huesecillos como el mastoides o el hioides se encuentren en tensión por la musculatura que los rodea e, incluso, en alguna ocasión, los desplaza. Esto es motivo de que cada vez que algo altera una pizca esa posición (tensión muscular, fuerza mal distribuida en las cervicales, apoyar más sobre un lateral de la cabeza, moco o sinusitis que mueve ligeramente las posiciones óseas…) se produzca el dolor de cabeza. 
 

Entonces: ¿sólo hablamos de cervicales?

Parece que sólo hemos dicho cervicales, pero no siempre al emplear este término, en naturopatía, estamos hablando de estas vértebras sino de todo lo que lo implica, muchas veces incluyendo la parte de delante y que en masaje se trabaja con lo que llamamos diafragma clavicular, lo cual no es un diafragma en sí pero sí que la suma de músculos hace un trabajo similar. Pero, volviendo a las cervicales, si bien es cierto que una placa de rayos x puede muchas veces identificar el problema, en otros muchos casos, al ser una concatenación de motivos, no se aprecia: una cervical ligeramente desplazada tira casi imperceptiblemente de un músculo que provoca que se inflame a una cierta distancia un tendón… y no encontramos nada lo bastante importante en cervicales y sin embargo ¡la tenemos ya montada! Por eso, la mejor manera de encontrar este tipo de causas es con un masajista que vaya siguiendo el hilo de trabajo y que, la mayor parte de las veces, acabará haciendo una mezcla de técnicas en función de cada casuística. 
Pero en las cervicales hay también una arteria, la arteria vertebral, responsable de uno de los motivos circulatorios (hay más, incluyendo la circulación de la propia cabeza) que pueden provocarnos dolores de cabeza. Esta arteria pasa atravesando las propias vértebras por lo que cualquier presión sobre estas, desplazamiento, etc. Provocará que la arteria basilar no reciba la dosis necesaria de sangre y nutrición para el cerebro, siendo también, su manera de quejarse, provocar dolores de cabeza. 
Si seguimos en la zona superior los enfriamientos de cervicales y nariz a la vez o corizas también son causas de dolores de cabeza, provocando que la mucosa congestione la zona y por lo tanto haya dificultad para llegar a nutrir todas las zonas adecuadamente. Y como consecuencia, el cuerpo…se queja y avisa de que algo no se está haciendo bien. Es importante señalar que en naturopatía rara vez dejamos de relacionar lo que ocurre en el cuerpo con la columna, de ahí que la relación entre el enfriamiento nasal y el cervical sea importante en esta técnica: en ningún caso podemos centrarnos sólo en lo que pasa en la zona porque puede tener un origen mayor y eso, generalmente, nos lo aporta la reflexología de columna.
 

Categoría: Sabias que...