Este sitio web utiliza cookies. [ Acepto ]

EL APARATO REPRODUCTOR FEMENINO

2024-03-18, Sonia Lozano
         El aparato reproductor femenino está situado dentro del abdomen y las funciones principales son producir las células sexuales femeninas, los óvulos, segregar las hormonas sexuales y albergar y permitir el crecimiento del feto.
         Su órgano principal es doble, los ovarios; son las gónadas femeninas, es decir, donde se encuentran y desarrollan los gametos o células sexuales propias. Están unidos a las trompas de Falopio, conductos que van desde los ovarios al útero, recogen el óvulo alternativamente ya que así es el funcionamiento de los ovarios, trabajando uno cada mes en la formación del gameto femenino, y mediante la contracción de los músculos de sus paredes contribuyen a la progresión del óvulo hasta el útero, en el que suele durar de tres a siete días.
El útero es un órgano muscular con movimiento para poder dilatar o contraer de forma autónoma (es musculutaura lisa) para la expulsión de la menstruación pero que tiene la capacidad de hacer una gran dilatación y expansión a medida que progresa el embarazo para contraerse tras el parto. La pared del útero está formada por el endometrio, una capa mucosa rica en vasos sanguíneos que todos los meses se prepara para un óvulo fecundado, y el miometrio; una gruesa capa muscular. 
         La vagina es donde desemboca el cuello del útero. Es un órgano tubular con paredes musculares elásticas que se expanden fácilmente al penetrar en ellas el pene durante el acto sexual y más todavía en el parto, para permitir el paso del niño. La vulva constituye el conjunto de los órganos externos de la mujer, con el himen, monte de Venus, labios mayores, labios menores, clítoris y glándulas de Bartolino.

Desarrollo y fisiología

         Hacia los ocho años aproximadamente en función de la madurez y los estímulos hormonales recibidos, la hipófisis empieza a producir hormonas que actúan sobre el aparato sexual femenino, el cual comienza a funcionar entre los 11 y 14 años. Los ovarios, por acción de las hormonas hipofisarias empiezan a producir hormonas sexuales femeninas, es decir, estrógenos responsables de los caracteres secundarios: desarrollo de las glándulas mamarias, mayor amplitud de la pelvis, piel más fina, distribución específica del cabello, del vello y distribución típica del tejido adiposo corporal. A este período se llama pubertad. 
         La ovulación se produce por la acción de la hormona hipofisaria estimulante del folículo o FSH, que provoca la maduración de los folículos mensualmente. Cada ovario posee de 200 a 400 folículos, en cuyo interior se encuentran los óvulos. En cada ciclo sexual se estimula la función de uno de los ovarios y, aunque en principio maduran multitud de folículos, sólo uno de ellos completa generalmente su maduración, siendo el óvulo mensual. 
         Los folículos son, por lo tanto, formaciónes dentro de los cuales están los óvulos y por lo tanto, si no es bajo asistencia médica, no es posible aumentar el número de folículos activos en cada ciclo.
         La hipófisis produce la hormona luteinizante o LH, que induce la rotura del folículo y la salida del óvulo maduro. El óvulo recién salido del folículo puede ser fecundando a las 12-24 horas después de haberse liberado. El resto del folículo se convierte en el cuerpo lúteo o amarillo, que segrega la hormona progesterona.
Si este no es fecundado se produce la orden para su eliminación en principio en un periodo cíclico, pero esto depende de la cantidad de sustancias que el cuerpo aproveche para eliminar, en su gran mayoría, hormonales. De esta forma se produce la menstruación; la expulsión del tejido endometrial y la sangre que se produce periódicamente, desde la pubertad hasta la menopausia, como preparación del organismo para el desarrollo de un nuevo ser o la limpieza de sobrecargas que puedan alterar el medio interno para ello. 
         Si no se produce la fecundación, el cuerpo lúteo degenera, la secreción de progesterona decrece y el epitelio que se ha desarrollado en el interior del útero es expulsado produciendo la hemorragia, lo que señala el final del ciclo menstrual. 
         La menarquia supone la aparición de la primera menstruación, actualmente entre los 9 y 14 años. La menopausia es la desaparición definitiva de ésta, actualemente entre los 42 y 50 años. 
Los ciclos estándar (y en naturopatía eso ya sabemos que es muy relativo), suelen durar entre 26-30 días y la duración media es de cuatro días, calculándose desde el primer día de aparición de la regla hasta el primer día de la siguiente y puede haber amenorrea (falta de menstruación), dismenorrea (menstruación dolorosa), metrorragias (menstruaciones abundantes), hipomenorrea (menstruaciones escasas) etc.
         La ovulación se produce aproximadamente en el día 14 del ciclo contando desde el primer día de menstruación y es una época que desencadena posteriormente el síndorme pre menstrual, con molestias muy diversas como inflamación de senos, hinchazón, alteración del humor, necesidad de aliemtnos concretos etc y que requiere tanta o más atención que las molestias que la propia menstruación puede provocar.
 
 

Categoría: Sabias que...