Este sitio web utiliza cookies. [ Acepto ]

FISIOLOGÍA EN NATUROPATÍA

2022-11-14, SONIA LOZANO
El cuerpo humano está compuesto por billones de células... o más. Estas células, en definitiva, son seres vivos y por lo tanto, lo que le suceda a una, lo sufren muchas otras. Esto lleva a la necesidad de entender el cuerpo desde otra perspectiva.
Cada vez nos acercamos más al concepto de que no somos un compendio de células sino un compendio de microbiota, microorganismos que, trabajando en conjunto, forman un solo ser.
Esa es una de las razones que hacen que en naturopatía sea realmente complicado mirar un órgano o un tejido sin tener en cuenta al resto del organismo en conjunto. Un esófago, por ejemplo, que parece no ser más que un tubo es, en naturopatía, un tejido que se relaciona con todo el digestivo, pero muy especialmente con el intestino delgado. Antiguamente se consideraba al estómago una extensión del esófago, con funciones similares que el tiempo se ha encargado de demostrar que son diferentes, pero en lo que no se equivocaban era en que, si uno andaba mal, el otro pagaba a su vez las consecuencias o avisaba antes de que por allí iba a haber problemas. 
 

¿Cómo funciona la célula?

Cada célula tiene la obligación de captar las materias primas con las que obtener la energía para hacer su trabajo. Pero también la de adaptarse a las nuevas circunstancias, y eliminar lo que ya está obsoleto. Si nuestras condiciones cambian, todo el organismo debe hacerlo con él. Esperar a que las cosas vuelvan al estado anterior es inútil y a la larga lesivo, ya que ha habido partes de nuestro cuerpo que se han adaptado (normalmente el nervioso el primero, aunque lo haga con esfuerzo) por lo que el resto tienen que armonizarse con estas partes o enfermar por ir contra corriente. 
Desde ese punto de vista, la enfermedad es una falta de adaptación de una o varias partes de nuestro cuerpo a las necesidades más o menos exigentes que soporta el organismo. 
Quizás hace 100 años la adaptación fuese sencilla: no había muchos estímulos que afectasen. Pero a día de hoy, todo va demasiado deprisa y, como dice el refrán... “camarón que se duerme, la corriente se lo lleva”. 
Así que toca ver dónde se atasca la información, ver a quien hay que frenar y a quien estimular y armonizar el resultado. 
 

¿Cómo identificar esos procesos?

Si lo hacemos a través del iris, nos fijaremos en la desproporción pupila- gola, si es en reflexología en el fallo de los 5 armonizadores, si es con kinesiología en la valoración de los principales grupos musculares... y cada uno usará sus técnicas para equilibrar el resultado hacia algo que permita a la persona SEGUIR AVANZANDO, nunca volver a lo que era; ya que esa situación se ha dado por ser necesario un cambio, no por mantenerse siempre igual. Así, en naturopatía, no buscamos meter a la persona en estadísticas (como las de una analítica) si no en lo que puede y tiene que ser, gracias a lo vivido y a las exigencias que tiene aún que abordar. 
Una persona con exceso de expectativas sobre sus objetivos o sus fuerzas deberá bajarlas hasta donde realmente pueda abarcarlas, pero en realidad ese no sería el problema de fondo. El problema de fondo es no dejarse engañar: por sí mismo, por el entorno, por la sociedad... para ser quien no es. Y eso llevaría a aceptar los propios límites. Así que todo el esfuerzo del naturista radicaría en adaptar ese organismo (cada uno en las debilidades que le hubiesen provocado) a reforzar los órganos cansados, pero no a volverlos como eran porque ya han aprendido que aquellos niveles que traían de serie, están obsoletos a día de hoy. Habría pues, que adaptarlos a las nuevas circunstancias... mientras bajamos la exigencia y aceptamos los propios límites.
Traducir esto a cada órgano o función orgánica es sencillo, siempre hay masajes, alimentación, plantas, productos, aromas etc. para ello. Lo complicado es hacerlo con el beneplácito y la ayuda de todo el organismo en esa dirección. Ese es el objetivo del estudio de la fisiología naturista desde cada especialidad, desde la visión del iris en su conjunto a la del reflexólogo o cualquier otro profesional de la rama.
 

Categoría: Sabias que...